Un nuevo comienzo

Foto: laliga.com

Manuel camina en soledad el tramo que une el barrio de La Florida con el coloso azul que emerge en la altura del Parque del Oeste. Hace ya demasiado tiempo que no sube el exigente tramo de escaleras y a mitad de ascensión se toma un descanso. Tiempo para coger algo de aire a través de la mascarilla y observar las letras que pasarían inadvertidas en cualquier incursión quincenal al estadio Carlos Tartiere, que recuperan su pulcritud sin patrocinio acompañante. Esta ocasión es especial porque el retorno de Manuel llega tras una temporada en la que casi abandona el fútbol. Le costó hacerse a la idea de que ver a su equipo supondría sentarse en el sofá de casa y acomodar la vista entorno al televisor.

No ha querido ver la alineación ni casi el rival que espera turno para el estreno de temporada en Oviedo. Accede sin dificultad enseñando el código QR de su entrada y busca el asiento asignado. Ha tenido suerte porque le ha tocado una ubicación cercana a la habitual. Desde allí rodea el estadio con una mirada atenta y se detiene en el área de calentamiento de los suyos. Siempre le ha gustado llegar con antelación suficiente para analizar las acciones preparatorias, cuando ya saca sus conclusiones sobre quién puede hacer buen papel y los que pueden necesitar un toque de atención en el descanso.

El partido tiene una pinta extraordinaria en el descanso. Una victoria que hasta puede saber a poco por lo visto en el campo. Revisa mensajes en el móvil y apura una conversación, respetando distancia, con un antiguo compañero de fila. A los dos les parece que las cosas irán mejor este año y que la pelea estará en la zona clasificatoria de arriba y no en la habitación del pánico.

El fútbol es caprichoso y no concede al Real Oviedo la victoria de estreno. Un empate que frunce el ceño del personal, que se retira con el gesto torcido y el paso rápido para huir de un lugar con el que se soñaba estando encerrados en casa. Toca adivinar que la suerte cambiará y los puntos no se escaparán en el próximo partido. La historia de Manuel es similar a la de tantos que pudieron acudir al Carlos Tartiere.

Este curso 2021-2022 es también el primero de Rubén Reyes al mando de la gestión deportiva del club. El avilesino sustituye al recordado Francesc Arnau en un puesto exigente. Ni la plaza ni la tarea es sencilla, pero las incorporaciones están siendo aplaudidas. La rara situación del mercado no permite completar plantillas a tiempo, y los entrenadores (y los aficionados) deben armarse de valor hasta que el roster sea definitivo.

Ziganda asume una nueva temporada en terreno conocido, y la exigencia para el navarro también sube un peldaño. No cuenta con todas las piezas, y el puzzle de alineaciones en estas primeras jornadas ni es el deseado ni el 11 tipo. Jugadores llamados a ser claves no podrán sumar sus primeros minutos pronto y el Cuco mira al Requexón para definir las convocatorias. Es de esperar no obstante que cuando todos estén a tono el equipo vuele buscando aires cálidos. Se ha agotado el tiempo de quedarse en el frío.

CARLOS SIERRA

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.